La Institución

carrete1

1. Más de 150 años en Alcalá

Inicios

Don Alfonso Pablo de Avellaneda ( a quien el municipio le tiene dedicada una de sus calles) otorgó testamento el 9.9.1748 y dejó sus bienes para una fundación de Escuelas Pías en Alcalá de Henares. Falleció el testador el 22.2.1753.
El testamento no habla de colegio, sino de escuelas públicas, da un año de límite para sacar las debidas licencias, deja una renta de 48 reales diarios más 1.500 ducados que se pondrán a renta y son sus ejecutores el duque y la duquesa viuda de Medinaceli. El nuncio favoreció la fundación ante el cardenal infante D. Luis de Borbón, señor temporal y espiritual de la villa. Se dio orden de comprar una casa para las futuras escuelas. Una vez concedida la aprobación del cardenal infante, correspondía ahora a la ciudad, verdadera beneficiaria, nombrar sus apoderados para pactar con los escolapios las bases de la fundación. A principios de mayo (1753) la ciudad acordó la licencia de fundación y pidió su venia al cardenal infante para las restantes diligencias.

En estos momentos, algunos concejales se opusieron tenazmente a la venida de los escolapios. Ante esa actitud, el cardenal retiró su licencia personal (noviembre de 1753). Después de este intento frustrado habrá que esperar más de un siglo para ver instaladas en la ciudad del Henares las Escuelas Pías.

Etapa primera

Como consecuencia de la real orden de 17.5.1861 se pudo levantar un colegio escolapio. El 30 de agosto de ese año, mediante escritura pública, los condueños de la antigua Universidad cedían en usufructo a las Escuelas
Pías un monumental edificio a cambio de que se abrieran aulas de primera y segunda enseñanza gratuita y un internado. La dotación perpetua a la fundación fue de 20.000 reales anuales. Formaron la primera comunidad cinco sacerdotes, tres hermanos y doce juniores estudiantes de teología. Con ayuda económica de los colegios de Madrid y Getafe se restauró el desolado edificio y se rehizo el aula magna del mismo.

El día 9 de enero de 1862 se abrieron las nuevas clases; el internado en el comienzo del curso siguiente. El colegio sufrió las dificultades de la enseñanza de finales de siglo (XIX) y principios del siguiente (XX). Así y todo admitió la modalidad de vigilados, con un cuota mínima cómoda para las familias llegando con relativo empuje hasta entrado el nuevo siglo. En 1909 eran 344 alumnos, 14 sacerdotes. dos clérigos y cuatro hermanos.

En el año 1931 se proclama la segunda república y por manejos políticos los condueños del inmueble lo ofrecen al Estado para que instale en él un Instituto de segunda enseñanza.

Los escolapios reciben la orden de tenerlo desalojado el 1 de octubre; y así lo hicieron contra toda justicia. Sin embargo, no abandonaron la ciudad; alquilaron un edificio en el número 7 de la calle Santiago y continuaron ahí su tarea hasta que en agosto de 1936, en plena guerra civil, el edificio fue ocupado por el ejército miliciano y los religiosos hubieron de abandonar la ciudad el día 25. Algunos de ellos murieron asesinados (constan sus nombres en una lápida situada al exterior de la catedral de los Santos Niños).

Etapa segunda

En 1957 los escolapios vuelven a la ciudad tras comprar el inmueble nº 7 de la calle Ferraz. Empezaron con unos 60 alumnos. Al comienzo del curso 1969-1970 eran 300 y cinco los religiosos escolapios.

Ya en enero de 1973 se comienza la construcción en la actual ubicación (Lope de Figueroa) y se inauguran las clases para el curso siguiente 1973-1974. Eran los alumnos unos 671 en ese momento; dos años más tarde se acercaban al millar.

Etapa actual

Al comienzo del año 2000 se constata que el inmueble ha sufrido modificaciones y adaptaciones a las nuevas exigencias. Se ha modernizado y se le ha añadido una nueva edificación donde se imparte la mayor parte de la Enseñanza Secundaria. Edificio nuevo que alberga en su planta baja un amplio polideportivo con vestuarios y salas de máquinas instaladas según las últimas exigencias técnicas.

Ambos edificios están comunicados por un paso elevado que facilita el trasvase diario de alumnos y profesores. Desde hace unos años tiene un comedor escolar espacioso y una cafetería que atiende a alumnos y profesores.

En el curso 2003-04 se mejoraron las instalaciones deportivas pavimentando los campos de baloncesto y remodelando sus  estructuras,  adecuándolas a las necesidades actuales.

Se realizó una obra para mejorar el drenaje del campo de fútbol y aprovechando dicha reforma se ha instalado un foso de salto de longitud y dos banquillos fijos para los jugadores.

Se siguen realizando cambios en el Centro para adaptarlo a las nuevas necesidades y normativas actuales.

2. Más de 500 años de presencia en el mundo

INFOGRAMA